Pues… soy candidato al Parlamento Andaluz

Pues sin esperarlo la militancia y simpatizantes de IU Córdoba han decidido que sea candidato al Parlamento de Andalucía, agradezco de corazón desde aquí a la militancia de oro de mi organización que me hayan ortogado esa confianza que a la vez supone una gran responsabilidad. Intentaré estar a la altura.

Voy con un gran equipo que encabeza la ex-Consejera Elena Cortés, le sigo yo, y a continuación Marisa Ruz, Manolo Baena, Helena Amo Oteros, Antonio López del Rey, Amparo Pernichi López, Francisco Javier Altamirano Sánchez, Manuela Calero Fernández, Ángel Cardo Flores, Araceli Villas Rodas y Luis Naranjo Cordobes.

Si los andaluces y andaluzas deciden que esté en el Parlamento seguiré estando en la calle y luchando contra la injusticia social que está generando tanto sufrimiento a tanta buena gente que no lo merece, pero dispondré de más herramientas.

Si has llegado hasta aquí, ¡gracias por leerme!

Yo también soy Antonio Manuel, y por favor, no lo tomen como una falta de humildad

Os dejo el artículo dedicado a mi amigo Antonio Manuel que he escrito en el blog del lector de Cordópolis:

Tengo la inmensa suerte y el orgullo de ser amigo de Antonio Manuel Rodríguez Ramos, al que además considero hermano de luchas y referente humano, social y político, también alguien con un alma que no le cabe en el cuerpo y con una generosidad que le hace olvidarse de si mismo en multitud de ocasiones, por esto (y otros motivos) no puedo dejar de indignarme, de enfadarme, de rebelarme y de solidarizarme con él ante la cantidad de insultos y amenazas (hasta de muerte) que un grupo de incalificables le está haciendo desde hace tiempo.

Antonio Manuel, además de un excelente profesor de Derecho, escritor y músico, es un militante de la lucha social contra la injusticia, y esto le ha llevado a actuar en múltiples campos, yo le conozco principalmente por su impagable aportación a la lucha contra la lacra de los desahucios con la creación del Laboratorio Jurídico Antidesahucios junto a su alumnado de Derecho y su incansable batalla para que la memoria del pueblo andaluz no sea borrada por quienes quieren negarla sirviendo a unos intereses que no comprendo, como está haciendo el Obispado de Córdoba con nuestra Mezquita-Catedral.

Antonio Manuel, desgraciadamente, está acostumbrado a que la respuesta a su lucha a favor de los demás no sea que le den las gracias (más bien todo lo contrario), y como muestra tenemos las amenazas (hasta de muerte) que desde hace meses un grupo de incalificables, amparándose en el anonimato de las redes sociales y con la excusa de la defensa de unos valores nacionalcatólicos, le están haciendo. No voy a nombrar aquí el grupo porque no quiero darles publicidad gratuita, pero si quien me está leyendo pertenece a esta “banda” quiero decirle algunas cosas.

En primer lugar quisiera decirle que son unos cobardes, Antonio Manuel participa en un montón de actos públicos defendiendo sus ideas, ¿por qué no acuden a uno de estos actos y plantean sus argumentos allí para que haya debate de ideas? Tal vez sean tan conscientes de la fragilidad de esos argumentos que vuelven a ser cobardes por segunda vez escudándose en el parapeto de una red social sin ser capaces de decir quienes son realmente.

En segundo lugar le digo que YO también SOY Antonio Manuel, no porque tenga las mismas capacidades y virtudes (ya me gustaría…) sino porque humildemente me ofrezco a ser también blanco de sus amenazas fundamentalistas, irracionales y estériles, además lo hago con orgullo. Antonio Manuel es de las pocas personas a quien sería capaz de confiar lo más valioso que tenga, que menos que solidarizarme con un hermano de luchas y compartir con él las consecuencias de esas luchas.

Yo no creo en personas imprescindibles, creo en causas imprescindibles, y las causas por las que Antonio Manuel lucha y es vilipendiado son causas imprescindibles, que además son también mis causas, por eso YO también SOY Antonio Manuel.

Yo no creo en personas imprescindibles, pero tengo que reconocer que cuánto más conozco a Antonio Manuel, más dudas tengo de lo anterior, por eso YO también SOY Antonio Manuel, y por favor disculpen si parece una falta de humildad, no pretendo tal cosa.

Si has llegado hasta aquí ¡gracias por leerme!