Carta abierta: Plan de rescate a la ciudadanía

Rafael del Castillo - Isabel Ambrosio - Plan de RescateEl Ayuntamiento está para atender las necesidades de las personas y para ocupar su tiempo y dedicación en la búsqueda de alternativas para que ningún cordobés o cordobesa se vea privado de derechos fundamentales como el agua o la luz.

Las personas que creemos en la igualdad en el acceso a los recursos trabajamos para conseguirla desde el primer día, y lo haremos hasta el último día del mandato. Por ello, y en menos de 3 meses, ya disponemos de un borrador para rescatar a la ciudadanía de la situación que está atravesando, extrema en muchos casos.

Nuestra obsesión es y será trabajar para que ningún cordobés o cordobesa se vea privado de sus derechos. Es complicado, pero para eso estamos en el Ayuntamiento.

El plan de rescate debe hacerse y definirse caminando y consensuando con otras y otros; es necesario crear redes y hacer proyectos integrales, o sea, hacerlo “con” y no “desde”; hacerlo horizontalmente y no de arriba a abajo; ayudar al empoderamiento y la autogestión, más que promover la limosna o el asistencialismo. Esa es la clave que debiera impregnarlo todo. Por eso vamos a consensuar desde este momento este plan con los agentes sociales, sobre todo con aquellos que llevan ya tiempo rescatando a la ciudadanía.

Planteamos en el plan acciones a corto y a medio-largo plazo, que pasan por un refuerzo de la plantilla de Servicios Sociales, algo imprescindible para afrontar este reto. Plantilla que ha sido hasta ahora el parapeto de este Ayuntamiento frente a la emergencia social y que gracias a su profesionalidad los servicios sociales siguen hoy en pie.

Nuestra prioridad —que es la que reclama la ciudadanía— se centra en la vivienda, los suministros básicos vitales, la alimentación y cómo mejorar el área de Servicios Sociales, para hacerla más efectiva y que pueda ser de utilidad a la ciudadanía.

Vamos a abordar desde ya el derecho humano al agua, derecho que debe poder ejercerse como tal y no como una limosna o caridad. En esta línea, y como ya ha sido anunciado, el plan propone garantizar un mínimo vital de 3m3 por persona y mes a quienes no tengan disponibilidad económica para el pago del recibo.

La pobreza energética es otra de las claves que se afrontan en el plan, un tema complejo al estar esos servicios privatizados. Entre otras medidas proponemos un nuevo convenio con las entidades suministradores y la creación de una alianza contra la pobreza energética en la ciudad de Córdoba que pueda sumarse a una provincial. Esta alianza estaría compuesta por administración y agentes sociales.

Junto al agua y la luz, la vivienda es el tercer gran pilar de las medidas que se prevén ejecutar de forma inmediata. Para ello el día 21 de septiembre se abre al público la Oficina en Defensa de la Vivienda donde se actuará de forma integral en el drama que tantas y tantas familias sufren por no poder ejercer su derecho a una vivienda digna. Desde esta Oficina y en cooperación con Vimcorsa, entre otras medidas, se está trabajando para disponer de una bolsa de viviendas y un plan de contigencia familiar.

El Plan de Rescate también contempla medidas relativas a la alimentación, siendo uno de los objetivos sustituir las políticas asistenciales por otras encaminadas a la dignificación de las personas a través de economatos sociales y acuerdos con comercios de las zonas para garantizar el acceso a productos de alimentación con precios bonificados en función de la renta disponible, a personas en desempleo o riesgo de exclusión social. También se contempla la creación de un programa de huertos urbanos.

Otras medidas contempladas en este plan son la creación de planes integrales de barriadas de zonas de actuación preferente partiendo de diagnósticos participados, la creación de una moneda social, la creación de redes de solidaridad intervecinales, la creación de un Pacto Local por el Empleo (cuestión que merece un capítulo aparte), etc…

La participación, la reflexión colectiva y debate con la ciudadanía va a ser muy importante para poder detectar las partes de este plan que están desenfocadas y otras que no se abordan con la importancia que debieran. La clave del éxito va a estar en que este sea un plan de rescate de la ciudadanía para la ciudadanía y en ser capaces de generar la complicidad necesaria para poder abordarlo.

Aquí puedes acceder al documento donde desarrollamos este plan, advertimos que es un documento preliminar y abierto que debe ser enriquecido con las aportaciones de la ciudadanía y agentes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *