Córdoba, ciudad contra los desahucios y por la vivienda digna

 

El pasado martes, 9 de febrero, se aprobó la moción presentada por 15M StopDesahucios Córdoba por el que se declaraba Córdoba “ciudad contra los desahucios y por la vivienda digna”. Ese día fue uno de los más felices de mi vida y también uno de los más difíciles de controlar las emociones, además de la importancia del tema se cumplían tres años de la muerte del compañero Fran y su recuerdo además de darme fuerza también me producía un sentimiento de dolor difícil de explicar aquí. Días como ese justifican haber tomado la decisión de dar el salto a la política institucional y compensan los sinsabores de 1000 días. Ese día sólo había dos opciones, estar al lado de la gente que sufre o no estar. Nosotros hemos optado por estar, otros no, allá ellos, si siguen dándole la espalda al pueblo éste se la dará a ellos también como ya hicieron en el pasado Pleno.

En el vídeo de arriba tenéis el desarrollo del debate, os recomiendo verla. Os dejo también a continuación mi intervención (en el vídeo es a partir del minuto 8.50):

La moción que vamos a debatir pretende declarar a Córdoba CIUDAD POR LA VIVIENDA DIGNA Y CONTRA LOS DESAHUCIOS.

Como ya ha sido manifestado esta moción es de la Plataforma 15M StopDesahucios Córdoba. Los grupos proponentes únicamente hemos sido el vehículo político que la ha traído a este pleno. Básicamente, lo que se pide en esta moción es que el Ayuntamiento vele y se comprometa, en la medida de sus posibilidades, por el cumplimiento del derecho a la vivienda digna, derecho que viene reflejado en nuestra Constitución, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en otros tratados internacionales firmados por nuestro país, y pide también que se sea beligerante contra los desahucios sin alternativa habitacional, algo que ya ha sido demandado varias veces a nuestro país por la UE y por la ONU.

Que sea StopDesahucios quien haya hecho y presentado esta moción no es algo baladí, ha sido por que son los más autorizados y más cualificados para hacer algo así. Son quienes más luchan por este derecho, quienes más calor humano ofrecen a aquellas personas que sufren la tragedia de verse privada de un techo digno donde refugiarse, quienes más han devuelto la esperanza de vivir y de luchar a los que la han perdido, quienes más vidas han salvado, quienes más han llorado las vidas que no han podido ser salvadas, como la del compañero Fran hace hoy tres años, y quienes han hecho ver a los poderes públicos que han estado muy lejos de estar a la altura que de ellos se requería para velar por un derecho humano tan fundamental como el de la vivienda digna.

Cuando ayer pensaba en como argumentar para convencer a los grupos de este pleno del apoyo a esta moción, buscaba las palabras capaces de transmitir las miradas de las personas que sufren en sus carnes el horror que se se siente a ser “lanzados” de sus viviendas o las noches de insomnio provocadas por el miedo a que al día siguiente vengan a “lanzarte”, y al no encontrar las palabras adecuadas se me vino a la mente el recuerdo de mi hijo, cuando con 8 años me dijo Papá, ya tengo partido político, era StopDesahucios, porque no entendía que era la izquierda o la derecha, pero sí entendía que era INJUSTO echar a la gente de sus casas sin darle alternativa. Qué fácil es ver la injusticia y posicionarse ante ella para un niño de 8 años.

Pues lo que se pide en esta moción también es muy fácil, hasta un niño de 8 años lo entendería y lo apoyaría, porque es de Justicia, y es muy triste que sea necesaria una moción para pedir que se haga lo que es justo, pero sería aún más triste que esta moción no sea apoyada por este Pleno, porque lo que se pide se puede hacer, porque se estaría dando de lado a las personas que se ven privadas de este derecho tan fundamental y tan necesario para la vida, y me atrevo a decir que porque si no apoyamos esta moción seríamos cómplices del sufrimiento de todas esas personas por pasar de largo ante tamaña injusticia sin hacer nada.

Pido, con humildad, a todos los grupos de este Pleno que apoyen esta moción, apóyenla por JUSTICIA, se pide que se vele por un derecho humano, apóyenla por DECENCIA, se pide que no giremos la cara ante la indecencia de un sistema que permite que haya casas sin gente y gente sin casas, apóyenla por RESPONSABILIDAD con el compromiso que han adquirido con la ciudadanía cordobesa de velar por su bienestar y si no les vale nada de lo anterior, apóyenla, por HUMANIDAD.


12719402_1203708506323300_9221158305056709989_o

Maízca, 20 años… ¡felicidades!

Mañana (ya hoy) Maízca celebra sus 20 años y ha montado el evento Vente al XX.

No se si sabéis qué y quienes son Maízca, si no lo sabéis os lo cuento yo. Maízca es una ONGD cordobesa que trabaja en CentroAmérica, principalmente en Guatemala, además hace una gran labor de sensibilización y educación para la solidaridad aquí en Córdoba y están muy comprometidos con los problemas de nuestra ciudad, por ejemplo con Stop Desahucios Córdoba. Las personas que trabajan en Maízca lo hacen casi todas de forma voluntaria (ahora sólo hay dos personas contratadas y viven en Guatemala) pero con una preparación y profesionalidad incuestionable. Son personas honestas, solidarias, activistas y ejemplares, si alguna vez habéis trabajado con ellos/as seguro que estáis de acuerdo conmigo.

El párrafo anterior es más que suficiente para justificar esta entrada felicitando a Maízca por sus 20 años, pero es que para mí Maízca es mucho más… 

En el año 92 conocí a Esmeralda, Vicente, Isa y Baldo y por su mediación viajé a Guatemala como cooperante voluntario con otros tres amigos, y ese viaje cambió mi vida. Son cosas que no se pueden explicar sólo se pueden vivir, pero desde entonces se creó en mí un vínculo muy especial con Guatemala y no puedo dejar de emocionarme al recordar la buena gente de ese hermoso y castigado país. Y también desde entonces la gente que hoy forma Maízca forma también parte de mi familia.

El el año 93 fundamos Maízca y fruto de mi trabajo (voluntario) conocí a Merche, mi actual pareja y madre de mis tres hijos. Volví a ir como cooperante voluntario a Guatemala en el año 93, en el 94 y en el 2001. He sido secretario, tesorero y presidente de Maízca, he trabajado mucho por Maízca y he dado mucho de mí a Maízca, pero he recibido muchísimo más de lo que yo haya podido dar, no se explicarlo pero es así.

Creo que si Maízca y su gente (personas que ya forman parte de mi familia como Esmeralda, Vicente, Isa, Isabelita, Rosa, Antonio, Alfonso, Esperanza, Merceditas, …) no se hubiesen cruzado en mi vida, hoy sería una persona diferente, menos solidaria, menos plena, menos humana y menos feliz.

Por eso mañana, aunque no pueda estar en la celebración por culpa de mi mala cabeza a la hora de organizarme, mi persona estará en Sevilla pero mi corazón estará presente en la celebración y muy cerca de otros como Delia e Iván que nos dejaron en el camino.

Gente de Maízca, cuando leáis esto que sepáis que OS QUIERO, que OS DEBO MUCHO y os doy GRACIAS por estar ahí, por ser como sois, por formar una parte tan especial de mi vida y, sobre todo, por existir.

Os dedico esta canción, que sabéis que tanto me gusta, con un fotomontaje de proyectos de Maízca.

Si has llegado hasta aquí, gracias por leerme.

Lourdes vuelve su casa

La puerta estaba abierta y Lourdes entró y reconquistó su casa hace ya más de 48 horas, de lo cual me alegro mucho, muchísimo.


Quien haya abierto la puerta no causó ningún daño ni se llevó nada. No se sabe quien fue, parece ser que una vecina alertó a Lourdes de que alguien estaba intentando entrar en la casa y al acudir para comprobar si le habían robado algo se encontró la puerta abierta y todo estaba en orden. Desde ese momento, Lourdes y su familia, han vuelto a vivir de nuevo en su casa, la que le quitaron impunemente el pasado viernes.

Evidentemente yo no se quien ha sido, pero le agradezco enormemente que “dejara abierta” la puerta de Lourdes para que ella y su familia pudiesen regresar al sitio de donde nunca deberían haberles echado.

Con esta buena noticia inauguro la sección de buenas noticias de este blog.

Más información: